Nuestra historia

DESPLANTE CORREGIDO 216x300 Nuestra historiaDon Gabriel Rojas Fernández comienza su andadura como ganadero de reses bravas en el año 1969, adquiriendo la ganadería de Doña Concepción de la Concha y Sierra. Poco después, en el año 1973 cambia el encaste y compra la ganadería de Flores Cubero “Camará”, dicha ganadería procedía íntegramente de Doña Raimunda Moreno de Guerra, cuyas vacas y sementales eran de su esposo don Carlos Núñez Manso. Por lo tanto la procedencia actual y con la que se viene trabajando desde hace más de treinta y cinco años es Carlos Núñez. El hierro de la ganadería es una “G” dentro de una “R”, las iniciales de su propietario y la divisa blanca, grana y verde.

El toro de Gabriel Rojas siempre se ha definido por ser  un animal muy fiel a las características de su encaste “Nuñez”. Procurando criar un toro bajo, fino y armónico de hechuras, con la cara para delante, buscando un animal serio pero que a la vez quepa en la muleta del torero.

La ganadería pasta en la finca “Dehesa El Castillo”, una magnífica dehesa de encinas, situada en la carretera de Aracena a 55 Km de Sevilla, dentro del término municipal de El Castillo de las Guardas. Esta dehesa cuenta con 650 has dedicadas a la cría de ganado bravo y al engorde del cerdo ibérico de bellota.

Esta ganadería ha estado siempre presente en las grandes ferias y han sido muchos los éxitos conseguidos por esta divisa, destacando entre ellos los obtenidos en ferias como la de Málaga, Córdoba o Huelva. Dentro de los muchos toros de triunfo lidiados por este hierro se podrían reseñar tres animales que quizás hayan sido los más destacados por su juego y trascendencia.

“Flautino” nº 3, lidiado por Curro Romero en la feria de abril de Sevilla de 1984. Con este toro obtuvo Curro Romero uno de los mayores triunfos de su carrera, cortándole las dos orejas. Un desplante del diestro a este toro sirvió de modelo al escultor Sebastián Santos para realizar el monumento que se erigió en honor de Curro Romero junto a la Puerta del Príncipe de la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

historia pequeña abajo 217x300 Nuestra historia“Ramito” nº 95, lidiado por José María Manzanares en la feria de Málaga del año 1993. A este toro le realizó el diestro una de las mejores faenas de su carrera, siendo premiada como la mejor de la feria de Málaga de aquel año y como una de las mejores de toda la temporada, al igual que el toro, que se llevó todos los premios ese año y fue reconocido como uno de los mejores toros de la temporada.

“Tabernero” nº 167, lidiado por Juan Serrano “Finito de Córdoba” en la feria de Córdoba del año 1994. Este toro dio un juego extraordinario y le fue concedido el indulto después de una sensacional faena que ha pasado a los anales del toreo en la capital de los califas.